Historia del Club

Contar la historia de este Club, como de tantos otros nacidos en los albores del siglo XX, exige mencionar como un homenaje a la memoria de los fundadores, la construcción de una utopía, nacida en las quimeras de algunos locos soñadores que entendían que la dignidad, el honor y la grandeza de los jóvenes se hallaba inmersa en los colores de una Institución que era necesario crear para dar rienda suelta al sentido de pertenencia que une generaciones. Y para esto nada mejor que unirnos a través del deporte.

Para este club el color elegido fue el Rojo, toda una definición de su historia, y viste la casaca roja, en homenaje a aquel otro Independiente, el de Avellaneda, por la simpatía de sus fundadores hacia esa gran Institución. Nació a la vida deportiva e institucional el 5 de abril de 1930 designando como osado primer Presidente a Don Francisco Imbriaco.

En los primeros tiempos “El Rojos de la Belgrano” , apelativo que nos distingue en varias épocas, tenía en realidad su lugar de arraigo en la Plaza Moreno, en las inmediaciones del famoso zanjón que sirvió de apodo para la barra de entonces y de ahora, donde se hallaban radicados la mayoría de sus fundadores. Afiliado a la Federación, intervino en los certámenes hasta 1936 en que suspende sus actividades por inconvenientes económicos que sus directivos no pueden solucionar, iniciando nuestro largo partido con la historia con el marcador adverso, pero manteniendo firme la convicción de volver en pocos años para dar vuelta el resultado.

Es así que, habiendo retrocedido para tomar envión, en 1940 un grupo de bravos jóvenes con el corazón teñido de rojo, se reúnen en el negocio que el señor Pedro De Vicenzi tenía establecido sobre la Av. Mitre, procediendo a su reorganización el 19 de septiembre de 1940, tomando la posta el nuevo Presidente Pedro De Vicenzi con la colaboración de José Larrea, Eduardo Lettieri, Oscar Forti, Victorio Serio, Normando Bianco y Luis Palmegiano entre varios muchachos que prometían continuar la lucha por la gloria deportiva.

Vuelve a afiliarse a la Liga Chivilcoyana de Fútbol e integra de nuevo la división de ascenso. Al mismo tiempo fija su sede frente a la queridisima Plaza Belgrano, en la esquina de las calles Gral. Pinto y Brandsen, sede que a través de los años conoció de tiempos mejores.

En el año 1941 Independiente logra el título de campeón en la División Ascenso mediante la buena actuación del equipo que integraban entre otros los jugadores: Rubén Melo, Luis Stanzú, Lombardo, Coviello, Saralegui, Albano, Vasallo, Perito, Lettieri, Basílico, Nadale, Di Césare, Rossi y Del Río.

Al ascender a la Primera División emprende la dura disputa del primer título en la categoría mayor, y luego de denodados esfuerzos en el año 1956 conoce el halago del Campeonato de Primera, con brillantes integrantes del equipo tales como Torres, L. Gauto, Muttoni, Labiano, García, Olmos, Quiroga, Acuña, Pérez, Lorenzo, Stanzú y Vasallo. Este triunfo provoca el festejo alocado y el imborrable recuerdo de la primera vez y sirve de inicio a un trienio histórico, Campeón en 1956, Sub Campeón en 1957 y nuevamente Campeón en 1958.

Los años posteriores mostraron la hidalguía y el porte de ese equipo pero no los mismos resultados, y luego de algunos años poco felices en 1977 desciende de categoría por primera vez en su historia . Afronta con el tesón y dignidad que lo caracteriza la División Ascenso y consigue retornar a Primera División en el año 1980.

La vida Institucional muestra un Club típico de los años 60, bien de barrio, celebrando la llegada de la tele y compartiendo actividad social en la sede, concurrida habitualmente por hombres que conocía también de reuniones sociales de familia, de competencias históricas de bicicletas y de algunas veladas de Box. Estas competencias de bicicletas que no siempre eran carreras, inmortalizaron a personajes irrepetibles, del tablón, del Club y también de la ciudad, nacidos y crecidos del riñon del Rojo, cuyas anécdotas han recorrido y formado el imaginario colectivo durante años, incluso en esta actualidad tan diferente. Son un pedazo muy importante de la historia de este Club el inmortal Beco Lombardo, genio y figura, “Comandante” histórico de una legión tan genial como apasionadamente roja donde entre otros sobresalieron el Turco Homsi, el Monito Ledesma, la Chanchita Zillotti, el Chino Sciorra, El Cachafás Grande Mauro, Patita Stanzú, el no menos grande Cachafaz Chico Mauro, Carretilla Zillotti, Culitivo Stanzú, Enrique Stanzú, y tantos personajes que mezclados con dirigentes como Pipí Cerdán, Macho Sciorra, Pepe Lungarzo, Pascual Speranza, Serafín Marino, Victorio Serio, Carlos y Miguel Ciboletto (dupla histórica de formadores de chicos), entre otros, representaron lo que se conocía en aquellos años como el Club Independiente en Chivilcoy.

Volviendo al fútbol, por entonces único deporte del Club, la vuelta a Primera generó gran entusiasmo y en 1981, de la mano de Teti Mercado como DT apareció el equipo que revolucionó el juego de ese año, que siendo largamente merecedor del título fue privado del mismo por una serie de desaciertos reglamentarios de ocasión que lo llevaron al Sub Campeonato, dignísimo pero poco para el mejor equipo del año. En poco tiempo el sendero futbolístico mostró un traspié al descender en el año 1984, y como otra muestra de agazaparse para dar un zarpazo, mostró al Rojo gran Campeón de Ascenso en 1987 en un recordado torneo para la ciudad.

A partir de ese descenso en 1984 comenzó a escribirse lo que la historia mostraría metafóricamente como la tercera fundación del Club. Un hecho trascendental en la vida institucional del club va a ocurrir con la presidencia del Dr. Raúl Lungarzo; la adquisión de un predio de 4 hectáreas en la Avda 22 de Octubre al 600 que obra como piedra angular del actual Club Independiente. Aquella locura de los fundadores encontró en el Presidente a un loco de los mas locos destinado a hacer crecer a la Institución por las buenas o por las malas. La visión y la capacidad de Raúl Lungarzo sembró la semilla del crecimiento y cambió sin dudas la forma de pensar en esta Institución.Y acompañado de otros afortunadamente desquiciados en ese entonces cogeneracionales como Vicente Mauro Panchito Dellagiovanna, Bicho Michellis, Charco Diperna, Julio Rossi, Daniel Coletti , Juan C. Viglietti educaron a una generación posterior en el amor al Club, y lograron el sueño del estadio propio, inaugurado un 25 de mayo de 1993. A partir de ese hito y con la llegada de jóvenes dirigentes Javier Diguardi, Cacho Viglietti, Alberto Andreozzi, Rulo Oñativia, Chaly Lungarzo, Daniel Altamiranda, Adito Speranza entre otros muchos, presididos por Oscar Lungarzo y mezclados con la generación anterior, aún continúan en busca de la utopía original.

Los años noventa han marcado una huella en la historia del club ya que fue el comienzo de una larga cosecha de títulos instalándose entre los equipos importantes de la ciudad y posteriormente de la zona, junto con ello a su vez un crecimiento institucional. Logro ser Campeón del Torneo Clausura de 1996, Sub-Campeón del Torneo Apertura 1997, Campeón del Clausura 1997, Campeón de los Torneos Apertura y Clausura 1998 y Campeón anual del Torneo 1999. Estos 5 títulos todos ellos dirigidos técnicamente por Juan Carlos Lausano. El lustro hasta entonces mas importante de la historia del Club, cinco títulos sobre seis en disputa.

La cosecha no termina acá sino que este mismo Equipo y este mismo Club, que participaba y participaría de cuanto Torneo del Interior se le cruce, en la edición del torneo del año 1998 con gran esfuerzo, un plantel 100 % amateur y escasos medios, llega hasta la final de la Provincia, disputando el ascenso versus Huracán de Tres Arroyos, encumbrado rival que con parte de ese equipo jugó luego el torneo de Primera División de AFA. Pese a no obtener el resultado esperado sin dudas fue un anticipo de la rica historia futbolística que vino años mas tarde. Integraron esos planteles históricos Juan Pablo Cuel, Juan Alfonsín, Edgardo Quinteros, Javier Diguardi, Leo Guerry, Félix Scarnatto, Flavio Rey, Pichón Bodda, los Negros magníficos, Raúl Cáceres y Claudio Espinoza, Ezequiel De Rozas y muchos jugadores de gran valía.

Ya entrando en los años 2000 la cosecha de títulos se demoró hasta el 2009 donde se obtuvo el Torneo Apertura de ese año, dirigido por la dupla Técnica de Salvaggio y Viglietti y conducidos por los mismos dirigentes, dirigentes que agudizando el ojo y el pensamiento supieron entender los cambios en la sociedad.

En 2003 y después de muchos cabildeos necesarios el Club mudó sus destinos a la Avda. 22 de Octubre volviendo al famoso zanjón de los orígenes, reemplazado ahora por un pavimento en ciernes que ayudó a situar al Club en un privilegiado lugar, en el que logró transformar en cemento aquellos sueños originales de progreso. Con la Presidencia de Oscar Lungarzo y el apoyo incondicional de los dirigentes mencionados se vendió la sede de la Belgrano para transformar un club de hombres en el una Institución de la familia. Con las incesantes obras gimnasio, confitería, canchas de tenis, natatorios, canchas sintéticas y varias más, llegaron las distintas disciplinas para hombres y mujeres, Handball, Voley, Natación, Tenis, Hockey, y Patín artístico, que no sólo hicieron crecer en forma exponencial a la familia roja sino que pasearon el estandarte original por todo el país. La adquisición de un predio de casi 3 hectáreas terminó de dar forma al sueño mas hermoso que hayamos soñado en este Club. Más de mil chicos van y vienen de un predio a otro creciendo en el deporte!!!

En el fútbol, Campeones Torneo Clausura 2010 y Copa de Campeones, Clausura 2011 y, en una constante búsqueda de trascender la ciudad, se jugaron tantos regionales como fue necesario para que el 27 de mayo de 2012 sea la fecha futbolística del Club hasta hoy, Campeón del Torneo del Interior 2012 venciendo a Independiente de Neuquén (0-1 en la ida 2-1 en la vuelta en nuestra cancha y definiendo la serie por penales) obteniendo el ascenso al Torneo Argentino B. donde participó de las temporadas 2012/13 y 2013/14 llegando hasta la semifinal perdiendo con Estudiantes de Río Cuarto. Campaña que posibilitó estar por mérito deportivo dentro de los 15 equipos que fueron invitados a la ampliación del Argentino A (luego Federal A) por la AFA este proceso histórico bajo la conducción de la dupla Salvaggio-Viglietti, y que aún tiene continuidad con Alberto Salvaggio al frente a contado con grandísimos jugadores tales como el Beto Silvero, el Pepo García, Jony Medina, German Lecsman, Cristian y Matías Milozzi (Cristian marcó el inolvidable penal del ascenso) Christofer Torres, el Monito Lungarzo, el Gallego García Olmos, Pellerano, Pavone y tantos tantos otros apellidos ilustres en la historia del Club.

El inolvidable paso por dos temporadas en el Federal A nos dejó el orgullo y satisfacción de compartir la zona de grupos con Talleres de Córdoba recibiéndolos en nuestra cancha y visitando nada más ni nada menos que el Estadio “Mario Alberto Kempes” en dos oportunidades por partidos oficiales a la categoría. Jugar varias veces en José M. Minella, visitar San Juan, Mendoza, San Luis, Santa Fe, Neuquén, Córdoba, Bahías Blanca, entre otras ciudades y Provincias Argentinas, un hecho inédito aún hoy para Chivilcoy.

El handball de la mano de Nacho Fedato y de una Comisión muy activa se lograron infinidad, si la palabra es esa, de títulos en el orden provincial y nacional, y se coronó el trabajo de años con la construcción basada en el propio esfuerzo del playón para engrandecer la actividad. La participación en Nacionales y Provinciales y la organización de torneos provinciales hablan por si solos de la calidad de la disciplina.

El voley bajo la conducción compartida y en soledad según el año, de Guillermo Massimino y Carlos Torres se logró la trascendencia en todos los órdenes, trabajo, dedicación y mucho talento. En nuestra ciudad, en la provincia y en los torneos nacionales reafirman el prestigio del deporte y del Club.

El tenis con Luciana Cauda , el incipiente hockey con Tati Mindeguía, y el novel equipo de natación con Carlitos Bianchi a la cabeza de un grupo de personas con ganas y talento para la disciplina,no han hecho mas que agrandar cada día el prestigio institucional. El fútbol infanto-juvenil con la conducción de años de Claudio Valle ha forjado enorme cantidad de jugadores para nuestro Club y el profesionalismo, pasando por la experiencia de 11 años en la Liga Metropolitana codo a codo con los grandes del profesionalismo argentino. La Copa Ciudad de Chivilcoy a la que asisten mas de 100 equipos del país ha coronado los esfuerzos.

Un párrafo aparte para el patín y la inclusión de brillantes patinadoras que han sabido conquistar a todo el país con su esfuerzo, dedicación y talento, que reemplaza y supera cualquier dificultad. Sandra Barrionuevo y su hija Claudina (nuestra primera alumna, hoy brillante Profe) simplemente han generado admiración y orgullo.

La historia del Club siguió engrandeciéndose con los torneos de Primera División de la Liga Local siendo siempre protagonistas llegando a obtener títulos del Clausura 2013, Apertura 2015, Apertura, Clausura y Copa de Campeones 2018, y protagonizando el Federal B. perdiendo semifinal 2016 contra Agropecuario de Carlos Casares (hoy B Nacional) y en el segundo torneo del año 2016 perdiendo la final por el ascenso al Federa A contra Estudiantes de Río Cuarto. En el año 2017 se disputó un solo Torneo que dio inicio en el mes de Julio perdiendo nuevamente semifinal contra Camioneros.

El acontecimiento futbolístico que coronó todos estos años es haber llegado a participar en los 32avos de la Copa Argentina, habiendo arribado a la instancia final luego de eliminar sucesivamente a Camioneros y Club San Jorge de Santa Fe, disputando un histórico partido en cancha de Sarmiento de Junín versus la Asociación Atlética Argentinos Juniors, animador de la Superliga Argentina siendo derrotados en el último minuto de descuento por dos a uno. Todos estos logros recientes incluyeron a muchos muchos futbolistas tales como Facundo Tumbessi, Daniel Olmedo, Jony Pacheco, Marquitos Salvaggio, Nico Slimmens y tantos otros.

Hoy Independiente de Chivilcoy tiene nombre propio, prestigio y respeto ganado gracias a su constante trabajo de superación, de búsqueda y amor por cada tarea que se hace. Continuando y compartiendo los sueños de aquellos que protagonizaron sus varias fundaciones, siempre con las ganas y el orgullo de ser un Club de Barrio y en la búsqueda incesante de la utopía original a través del Deporte.


Club Atlético Independiente (Chivilcoy)